“Sala polivalente Mª Soledad Pérez Alfonso”.

Así se propondrá que se llame la instalación anexa al Club de la 3ª Edad como reconocimiento a la trayectoria profesional de su Directora tras su reciente jubilación.

El Club de la 3ª Edad de San Miguel de Abona abrió sus puertas en marzo de 1982, aunque fue oficialmente inaugurado el 11 de octubre de 1983. Desde entonces, este recurso ha venido ofertando actividades que permiten mejorar y mantener la calidad de vida de las personas mayores del municipio, potenciando las relaciones interpersonales y la participación social. Y lo ha hecho bajo la dirección de Mª Soledad Pérez Alfonso, quien se jubilaba recientemente tras casi 40 años al frente de este centro. Por tal motivo, y como reconocimiento a toda una trayectoria profesional, el Grupo de Gobierno ha querido presentar una propuesta al próximo Pleno Municipal para que la instalación anexa al Club de la 3ª Edad, conocida más comúnmente como pabellón de gimnasia de mayores y lugar donde se realizan la mayor parte de las actividades del centro, pase a denominarse “Sala polivalente Mª Soledad Pérez Alfonso”.

Arturo González, alcalde del municipio, entiende que este gesto está más que justificado, puesto que “Soledad ha sido parte de un centro que, con el paso de los años, se ha convertido en todo un referente en el sur de la isla, convirtiéndose en una segunda casa para ella”. Una casa que ha cambiado muchísimo durante este tiempo, porque han avanzado las tecnologías y la forma de gestión, “sin embargo, lo que nunca cambió fue su actitud y cariño hacia los mayores”, añadía el mandatario sanmiguelero. Por su parte, Nuria Marrero, concejala de Servicios Sociales, destacaba que “Sole no ha sido solo la directora de este centro, ha sido también vecina y amiga. Ha compartido tarde tras tarde las emociones de cada mayor, cada problema, cada alegría, cada tristeza, implicándose en el bienestar de todos ellos y convirtiéndose en una pieza fundamental en el Club”, añadiendo que “su profesionalidad se ha basado en la nobleza y en el saber estar”.

Una distinción que se ampara en el Reglamento Especial de Honores, Distinciones y Ceremonial del Ilustre Ayuntamiento de San Miguel de Abona, en el que se recoge que la rotulación de vías y espacios públicos tiene por finalidad el perpetuar el nombre de una ilustre persona, entidad o grupo, así como topónimos, elementos del patrimonio etnográfico, histórico, que permitan mantener el acervo del municipio.

A %d blogueros les gusta esto: