Tres playas de Arona, pruebas escondidas y ocho personas a las que rescatar.

Un grupo de socorristas fueron vistos ayer corriendo por las zonas de baño de Arona, escolleras y hasta por la escuela de vela municipal; rescatando a personas ahogadas, heridas e, incluso, en parada, todo bajo la sorprendida mirada de muchos turistas. Pero no fue un día negro en las playas, ni siquiera un simulacro, sino una prueba pensada para medir las aptitudes de los futuros expertos en salvamento acuático.

Las Vistas, Los Cristianos y El Camisón acogieron este 12 de septiembre un raid de resistencia y orientación, una prueba para los 15 jóvenes de Arona que llevan desde enero preparándose para ser socorristas a través del Programa de Formación en Alternancia con el Empleo (PFAE) de Garantía Juvenil del municipio. En la iniciativa, también colaboraron representantes de la empresa adjudicataria del servicio de socorrismo municipal.

La directora del PFAE, Teresa Martínez, explica que el alumnado ha tenido que superar, por parejas y tras un sorteo, distintas pruebas de salvamento y primeros auxilios, en combinación con otras de orientación. Así, han tenido que encontrar las llaves (pulseras de colores) asignadas por sorteo y escondidas por todo este tramo del litoral aronero, con solo un mapa y una zona en la que buscar.

Estas ocho llaves les daban derecho a la realización de pruebas específicas de simulaciones de rescate y primeros auxilios en distintos puntos, unas actuaciones que han estudiado y practicado durante su formación. Como ejemplos, la llave granate estaba escondida en el balizamiento y llevaba a una prueba de rescate sin material de víctima activa en Los Cristianos, mientras que la amarilla se ubicaba en la escuela de vela y abría el paso a la atención de una lesión medular en Las Vistas.

De las siete parejas, la más rápida fue la formada por José Manuel Cruz Cortés y Micael Cabrera Duran,  seguidos de Zaira Naomi González Tudge y Deborah Prats Badiola y, con el tercer premio, Juan David Campos Arias y Daniel Hernández Moreno.

Estos 15 jóvenes de Arona, además, han desarrollado durante todo este verano la parte más práctica, con un trabajo directo con las personas que participan en las actividades de verano municipales para mayores e infancia.

La concejal de Promoción Económica y Empleo, Dácil León, explica que, durante estos meses de formación, el alumnado, todos de menos de 30 años, ha obtenido certificaciones que van más allá de la titulación específica, como la del uso de desfibrilador semiautomático externo o la de socorrismo en playas con bandera azul.

En esta labor en las zonas de baño del municipio, han tenido a su disposición todo el material específico para prevenir riesgos y aplicar primeros auxilios, con un dispositivo, que cuenta con collarines cervicales, tensiómetro, glucómetro, material de curas o tablero espinal.

El PFAE-Garantía Juvenil de Socorrismo en espacios acuáticos naturales ha permitido la contratación de 15 jóvenes desempleados, previamente inscritos en el Programa de Garantía Juvenil, que cuentan con un contrato de 9 meses y que recibirán un certificado de profesionalidad para facilitar su inserción laboral.

El programa mixto, que constituye un sistema dual de formación teórico práctica y empleo, ha supuesto también la contratación de los docentes y, en total, tiene un coste de 209.830,74 euros, de los que 197.607,28 son subvencionados por el Servicio Canario de Empleo.

A %d blogueros les gusta esto: