La ‘tribu violeta’ de la urbanización Hermano Pedro reclama a la ciudadanía de Arona un mundo más igualitario

En la urbanización Hermano Pedro de Arona casco viven “Haridian, una niña canaria de 11 años y que le gusta ir a la playa, pescar y jugar a la pelota; Fefita, una niña gitana de 13 años que es muy emprendedora, le encanta la moda y usa Instagram para que todas las personas conozcan su estilo, y Suhaila, una niña musulmana de 12 años que es muy artista y le encanta bailar, cantar y la fotografía”. Así comienza el cuento de las SúperCholas Violeta, una de las aportaciones de los 25 niños y niñas que, durante los meses de julio y agosto, han participado en un programa piloto del Ayuntamiento de Arona que busca desterrar los estereotipos de género desde la infancia y la familia, y fomentar la igualdad. El resultado, una tribu violeta que reclama, desde la diversidad, una sociedad más igualitaria.

El Casino de Arona casco acogió ayer (23 de agosto) la fiesta de despedida de la primera edición de Este verano ponte las cholas violeta, un proyecto socioeducativo del Patronato de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Arona, a través de la Unidad de Políticas de Igualdad de Género, que ha apostado por actividades lúdicas, involucrando a las familias en toda su diversidad, para romper roles sexistas.

El concejal de Educación y Cultura, Leopoldo Díaz Oda, hizo entrega de los diplomas a los 25 menores participantes en la iniciativa y participó en la mesa redonda, en la que una representación de la que se ha denominado como “tribu violeta” contaron su experiencia, la realidad de su ámbito de residencia y reclamaron nuevas acciones.

Además, se hizo lectura del cuento y se proyectaron vídeos elaborados por los propios niños y niñas sobre acciones de fomento de la igualdad, en una jornada que finalizó con diversos juegos y una merienda de comunidad con las familias.

En esta historia, “las SúperCholas Violeta combaten contra las injusticias sociales. Para ello, se arman con sus monopatines y recorren la ciudad en busca de personas que necesitan ayuda. En ocasiones, también rescatan animales y los llevan a los refugios, porque odian el abandono animal”.

“En el colegio, luchan en contra del bullying; no les gusta que aparten a las niñas y niños por ser diferentes, ya sea porque no piensan igual que los demás o porque sean de otros lugares del mundo, por su cultura, por su físico, por su forma de vestir”.

Este grupo defendió que “les encantaría vivir en un mundo más igualitario, donde las niñas y niños, a pesar de ser diferentes, tengan igualdad de derechos y oportunidades; porque cada uno es especial y debería tener la posibilidad de crecer y convertirse en la persona que deseen, de manera libre”.

Leopoldo Díaz Oda destacó que “han demostrado que la infancia tiene mucho que decir en el Arona que queremos, han iniciado un camino de compromiso con su entorno y han dado un ejemplo de que se puede lograr una sociedad más justa”.

Así, esta iniciativa persigue sensibilizar y coeducar a la ciudadanía en valores sociales justos e igualitarios, que repercutan en una toma de conciencia de las situaciones de discriminación entre mujeres y hombres y que permitan adquirir, además, nuevos conocimientos y actitudes para afrontar este tipo de problemática.

Canciones, cuentacuentos, audiovisuales, juegos o manualidades han formado parte de una metodología que se basa en la participación, con lo que se cuenta con las familias desde que se planifica el proyecto y hasta que finaliza, una forma también de detectar necesidades y demandas. En esta urbanización de 50 viviendas residen unas 200 personas de multitud de orígenes.

El proyecto Este verano ponte las cholas violeta y diviértete se enmarca en el I Plan municipal de Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres de Arona (2013-2017), concretamente en las medidas relacionadas con la prevención de las desigualdades de género desde diferentes ámbitos.

A %d blogueros les gusta esto: