Ashotel denuncia prácticas sospechosas de bufetes de abogados ingleses para reclamar indemnizaciones falsas a los hoteles

La Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro, Ashotel, ha puesto en conocimiento del delegado del Gobierno en Canarias, Enrique Hernández Bento, y del comisario principal de la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Canarias, José María Moreno, las prácticas sospechosas que durante este verano vienen desarrollando en el sur de Tenerife bufetes de abogados británicos contra establecimientos hoteleros con un fin exclusivamente lucrativo y que podrían constituir una estafa organizada.

A través de oficinas móviles instaladas en furgones amarillos rotulados con textos en inglés –en los que anima a los turistas a denunciar por intoxicaciones alimentarias adquiridas en el hotel donde se alojan− estos bufetes circulan por las calles de los núcleos turísticos del sur de Tenerife e, incluso, se detienen a las puertas de algunos establecimientos hoteleros para captar clientes.

Esta práctica abusiva se reproduce también en otros destinos turísticos españoles, como Baleares o la costa andaluza, lo que ha generado el malestar de los hoteleros españoles y sus respectivas asociaciones provinciales con las que Ashotel está en permanente contacto para emprender acciones conjuntas.

Jorge Marichal explica el modus operandi de este colectivo, al que se conoce ya como el de los ‘abogados piratas’: “Se trata de supuestos despachos de abogados en Reino Unido que persiguen indemnizaciones para los turistas que se alojan en establecimientos hoteleros en sus vacaciones. En muchos casos, incluso, ni siquiera presentan partes médicos oficiales de las supuestas enfermedades contagiadas en los hoteles, sino que solo denuncian que se han puesto enfermos por alguna intoxicación alimentaria y que han tenido que acudir a la farmacia, un daño por el que piden que se les indemnice. La clave de todo reside en que al poner las reclamaciones en Inglaterra, el coste para defenderse ante los tribunales es elevado, con lo que es más rentable en la mayoría de ocasiones pagar la indemnización que abrir un pleito en ese país”.

Al turista se le trata de captar –y así aparece rotulado en la furgoneta− si ha enfermado de norovirus, salmolella, e coli o gastroenteritis durante su estancia en su hotel, al tiempo que se le avisa de que solo cobrarán una tasa si el cliente gana la reclamación.

Marichal advierte, además, de que “la inmensa mayoría de las denuncias son falsas”, y que el sector hotelero es uno de los que más controlado está, entre otros ámbitos en el sanitario, con lo que, insiste, “podríamos estar ante una posible estafa bien organizada”, añade.

Acoso a los turistas

Entre la forma de proceder de estos despachos móviles, varios responsables de establecimientos asociados a Ashotel comentan que algunos de sus clientes les han contado que se sienten “acosados” por estos bufetes para que interpongan denuncias contra el establecimiento. Los abogados piratas prometen a quienes denuncian una indemnización segura, con lo que sus vacaciones les saldrán gratis. “Es evidente que el único fin de estos agentes es espúreo”, añade Marichal.

Además, Ashotel sospecha que detrás de estos bufetes pueden estar exdirigentes de turoperadores, con lo que la estrategia la tienen muy bien trazada, porque conocen los entresijos burocráticos de los contratos y las pólizas de seguro que se pagan.

La patronal hotelera sospecha también que esta actividad, que se desarrolla en la vía pública, carece de cualquier tipo de licencia ni habilitación profesional por empleados que supuestamente no estarían dados de alta en la Seguridad Social ni cumplen obligaciones tributarias.

A %d blogueros les gusta esto: